lunes, 1 de noviembre de 2010

Basta de las dos Argentinas

Hace unos días que muchas cosas dan vueltas por mi cabeza. Desde ver una plaza repleta de gente llorando, hasta saber de mucha gente que levantaba sus copas y tocaba sus bocinas. Sin dudas, como fenómenos social, hacía mucho tiempo que no se veía plasmado en la figura de un solo hombre, tanto amor y, al mismo tiempo, tanto odio. Amor que se transformó en lágrimas y odio que, en algunas ocasiones, se transformó en "mi más entido pésame presidenta".
Este fenómeno social, nos muestra a la clara, que parecemos vivir en los extremos. O apoyás las políticas y sos oficialista o las detestás y sos oposición. No se puede apoyar a medias, no se puede estar en contra a medias. Sé que este gobierno no hizo todo bien, pero tampoco creo que haya hecho todo mal. ¿Y entonces? ¿Soy Kirchnerista o soy opositor? Mejor, ARGENTINO. Sí, ARGENTINO que quiere ver a su país crecer, a su país con más justicia social e igualdad. Y para eso, creo que no podemos tirar siete años de gestión por el piso por el solo hecho de que tenga la firma de Kirchner. Se hicieron cosas mal y esas cosas hay que modificarlas, pero también se hicieron cosas bien y por esas cosas hay que luchar. Para construir desde lo bueno y no siempre desde cero.
Ese es mi humilde pensamiento, mi humilde aporte para reflexionar sobre este país. Para reflexionar sobre esta postura que nos divide cada vez más y nos desune. Hagamos un país entre todos. Alguna vez, hagamos un país entre todos.

2 comentarios:

sonoio dijo...

es así querido
yo nunca voté por ellos ni en las legislativas, pero siempre apoyé desde el llano a este gobierno, manteniéndome crítico...
pero al ver la mezquindad de los verdaderamente poderosos y falta de amor por nuestro suelo, fuí radicalizando mis posiciones,
creo que hay una plataforma nueva desde dónde construir, lo demás es la argentina pre2001, todavía no posee la altura necesaria para lo que esta época requiere...


saludos!!!

Pedro dijo...

Yo soy muy critico tambien de este gobierno, pero sin lugar a dudas hizo cosas enormes y cosas de las que estoy orgulloso de ser argentino.

No es momento para dudas ni para tibios.
hay que manterner el rumbo a comode lugar

Un abrazo amigo